Llamada inesperada

Llamada inesperada

Queridos lectores: una llamada nos puede cambiar la vida, ¿no lo creen?

Después de una ardua semana de trabajo, me siento en la mesa favorita del café que está por mi casa y empiezo a degustar un chocolate caliente, en la espera de la llamada de mi mejor amigo. Iremos a dar una vuelta y pasaremos al cine.

Al ver que se tarda un poco en llegar, agarró mi celular para marcarle, pero en cuanto lo tomo empieza a sonar, así que enseguida le contesto.

-¿Dónde has estado? Llevas 10 minutos de retraso y…

-¿Estoy hablando con la señorita Mía Rivet?

-Eh, sí, soy yo.

-Hablo del Hospital Central. Su padre Roger Rivet ha fallecido hace unos minutos. Lamento mucho su pérdida, pero requerimos que venga de inmediato.

No escucho las últimas palabras, pues mi mente se quedó en la noticia que me acababan de dar. En esos momentos, a pesar de que ya tenía mucho que no hablaba con mi padre ni lo visitaba, mi mundo dio un giro de 180° grados.

Una llamada logró cambiar mi estado de ánimo y mi vida, sin ningún retorno posible, ¿quién lo diría? pero así es la vida. Siempre termina sorprendiéndote a pesar de sentir que todo lo tienes planeado y controlado. A veces, sólo hay que nadar a favor de la corriente que te está ofreciendo, a lo mejor nos lleva a algún lugar, tal vez no es el que queramos, sino el que ella sabe que es el mejor para nosotros, por más que nos resistamos.

Anne Kayve

Imagen de David Schwarzenberg en Pixabay

2 thoughts on “Llamada inesperada

  1. Ni más ni menos, últimamente todo sucede así.., se planifica a largo plazo y nada se cumple porque por medio estan multitud de tropiezos que te hacen cambiar los planes. Lo mejor es planificar a muy corto plazo puesto que ahora los tiempos transcurren muy rápidamente y todo cambia de la noche a la mañana y si me apuras.., de un minuto al otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top