A veces lo olvido

A veces lo olvido

Queridos lectores: de tantas cosas que tenemos en la cabeza, podemos olvidar lo que significamos para las personas de nuestro alrededor…

Cuando Arnold se fue de casa, conoció muchas facetas que desconocía de él. Fue complicado, porque nunca se había visto tan solo, pero pronto se acostumbro. Sin embargo, un día, en medio de una crisis, deseo jamás haberse alejado de las personas que lo querían. Por ello, los llamo con la esperanza de escuchar su voz. Ahí descubrió que no debía olvidar que ellos siempre estarían para él, a pesar de la distancia.

Anne Kayve

2 thoughts on “A veces lo olvido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top