Aprendiendo a vivir con el enemigo

Aprendiendo a vivir con el enemigo

Queridos lectores: ¿Soy la única que sueña que todo lo que está pasando sea una pesadilla y que un día al despertar todo acabará? Espero que no…

Antes de que mi hermano falleciera, me dejó una gran lección: la de aprender a vivir con el enemigo. Si yo lo hubiera hecho antes, tal vez él no estaría muerto ahora.

Fue un día nublado, en los que nuestra Nana enloqueció sin razón alguna. Alex me advirtió que no le quitara el ojo de encima, pero me confié. Creí que no sería capaz de dañarnos. Me equivoqué. Cuando desperté de mi siesta, él yacía muerto enfrente a mí. Nana me miraba fijamente, quise gritar, pero llevó una mano a su boca y me pidió silencio. Ahí me prometí, no volverle a quitar el ojo de encima. En pocas palabras, aprendí a vivir con ella, sin morir en el intento como mi hermano.

Anne Kayve

2 thoughts on “Aprendiendo a vivir con el enemigo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top