Camioneta roja

Camioneta roja

Queridos lectores: La vida es tan pero tan frágil…

Por el retrovisor, me doy cuenta que una camioneta roja ha estado siguiéndome por algunas cuadras. Estoy nerviosa, porque apenas estoy aprendiendo a manejar, y el hecho de que esté detrás de mí me pone nerviosa, sobre todo porque siento que me está presionando para acelerar. Sin embargo, trato de tranquilizarme. En un momento de desesperación, intenta arrebasarme, por lo que casi me golpea. Yo doy un volantazo y logró esquivarla, pero me detengo en donde puedo para que se me pase el susto. Es en esos momentos en que entiendo que la vida es tan frágil que en tan solo un segundo puede desaparecer…

Anne Kayve

2 thoughts on “Camioneta roja

  1. estar cerca de la muerte nos hace apreciar la vida, no lo inmenso sino lo más simple: el sonido, los colores, el olor, la conciencia de nuestra finitud, del espacio que ocupamos en esta realidad….besos al vacío desde el vacío

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top