Contigo por el resto de tus días

Contigo por el resto de tus días

Queridos lectores: a veces veo a los viejitos y me preguntó si algún día quiero llegar a su edad…. si lo hago quiero que sea acompañada.

Conocí a Maly en el rincón de un centro comercial. Estaba sola y sin un abrigo que cubriera su dulce piel arrugada. Me acerqué, porque quería ofrecerle algo que reconfortara aunque sea un poco su rostro.

Cuando me acerqué, me miró desconfiada, pero yo le ofrecí un pedazo de pan. Ella lo aceptó y con lágrimas en los ojos me confesó que todos sus conocidos se habían olvidado de ella o ya habían muerto. Me conmovió tanto que decidí llevarla a casa y estar a su lado el resto de sus días para que, por lo menos una vez más, se sintiera amada antes de partir.

Anne Kayve

Imagen de sabinevanerp en Pixabay

2 thoughts on “Contigo por el resto de tus días

  1. Muy lindo micro, y si los mayores a veces necesitan compañía, yo en realidad si quiero llegar a esa edad, pensandolo bien, encejecer es un regalo, es lo mejor llegar a viejos, pero me gustaría llegar habiendo cumplido mis sueños y más que eso, seguir cumpliendo sueños, y el día de partir que sea luchando y viviendo como nunca, siendo feliz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top