Cruzar el río

Río

Cruzar el río

Queridos lectores: estoy segura que a veces los sueños nos pueden salvar… ¡Un abrazo!

No sé por qué, pero desde pequeño he odiado a los perros. Mi mamá me comentó alguna vez que fue porque uno me gruñó de pequeño, pero yo no recuerdo esa escena.

Un buen día, me encontré un cachorro abandonado. Estuve tentado a dejarlo ahí donde estaba, pero lo vi tan solo y tan lastimado que no pude hacerlo. Me prometí curarlo y, después, darlo en adopción. Sabía que por mi fobia, no podía quedarse conmigo.

Pasaron los días, y se fue curando. Fue hermoso la forma en que empezamos a conectar. Cada vez me daba más miedo el hecho de llegar amarlo antes de dárselo a alguna otra familia.

Una noche soñé que moría y que para llegar a paraíso tenía que cruzar un río. Eso me causó una gran angustia porque yo nunca aprendí a nadar. De repente, un ladrido llamó mi atención. Era el perrito que acaba de salvar, pero ya grande. Me jaló de mi sudadera para que lo siguiera, y me ayudó a cruzar. Lo último que recuerdo de él es su colita moviéndose, feliz por haberme ayudado.

Desperté con lágrimas en los ojos y corrí a abrazar a Bruno. Entonces, le prometí que lo adoptaría y que jamás volvería a dejar que alguien más lo abandonara. Parece que los sueños, a veces salvan más de una vida. Yo lo salvé y él… él me salvó a mí.

Anne Kayve

Imagen de Free-Photos en Pixabay

2 thoughts on “Cruzar el río

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top