Desesperación

Desesperación

Todo lo que sucedió fue incierto. Justamente como vivir en una estúpida mentira. Todo había acabado para mi corazón. Todo. Ya no me importaba recuperarme y seguir siendo optimista, levantarme y ser feliz y aparentar que nada pasaba, no. Eso estaba fuera de mis posibilidades ahora que veía mis sueños derrumbarse ante mis ojos.

Mis piernas temblaban cuando traté de dirigir mi pesado cuerpo hacia algún lugar donde podría morir en paz. Sin intervenciones estúpidas, sin contratiempos…

Suspiré y vi fijamente los autos pasar a toda velocidad abajo de ese puente vehicular. Mucha gente me volteaba a ver pero nadie intentó detenerme. Ahí, precisamente ahí es cuando me di cuenta que era muy diminuta y que mi importancia era nula.

Mi corazón empezó a acelerar su latido, lo sentía querer salirse de mi cuerpo, como deseando evitar ese destino que mi cerebro me ordenaba pero ya era demasiado tarde.

Quité un pie del pavimento, dejándolo volar al aire. Desgraciadamente, mi equilibrio era demasiado bueno y evitaba que cayera por algún descuidado movimiento que hiciera.

Entonces, cerré los ojos y dos lágrimas surcaron por mis mejillas.

¿Serían, por fin, las últimas?

En unos cuantos segundos más lo descubriría…

Anne Kayve

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top