Dormir a tu lado

Dormir a tu lado

Queridos lectores: dormir en la misma habitación con mi perro, a veces me devuelve el alma.

Luis tiene insomnio. Ha dado muchas vueltas en su cama sin lograr conciliar el sueño. Está exhausto, pero aún así su cabeza no deja de maquinar los peores escenarios que le podrían pasar en cada momento de su día. Para distraerse, empieza a poner atención a cada sonido de su alrededor. Un ronquido lo asusta, pero sonríe cuando se da cuenta que es su pequeño Sam, su perrito. Poco a poco va conciliando el sueño, pues sabe que si él duerme tan plácidamente, nada puede estar mal.

Anne Kayve

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top