El diario de mamá

El diario de mamá

Queridos lectores: ¿han tenido un diario? Se puede convertir en una gran máquina de tiempo.

Cuando falleció mi mamá, tuve que empacar todas su cosas para mudarme a vivir con mi padre. Entre sollozos y faltas de fuerzas, encontré su diario. Emocionado lo abrí, pero la frustración se adueñó de mí cuando me di cuenta que estaba en un idioma que yo no conocía. Por ello, empecé a estudiarlo sin parar, hasta que lo terminé amando.

Mas adelante pude conocer cuánto signifiqué para mi mamá y todo lo que amaba ella (que estaba incluido en el idioma que ella amó). Fue una forma de conectarme con ella, aunque ya no estuviera a mi lado.

Anne Kayve

Imagen de MorningbirdPhoto en Pixabay

2 thoughts on “El diario de mamá

  1. Escribo diarios desde que tengo memoria y creo que la gente es prejuiciosa. Piensan que es tipo; «Querido diario, hoy…» y se anota hasta que se desayuno. Pero no, un diario es una gran máquina del tiempo como tú dices, donde se anota lo que ni un video o foto pueden captar, también es un instrumento de desahogo y motivación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top