Estoy de regreso

Estoy de regreso

Queridos lectores: después de un gran periodo de crisis, he regresado por fin, a seguir escribiendo. Prometí que no los iba a abandonar.

Nani, al ver que estaba a punto de atardecer, fue corriendo a buscar su paraguas iluminado. Su abuela Lala le había explicado que tenía que hacerlo en cada noche de su cumpleaños para poder recordarla a pesar del tiempo. Por eso, desde que tenía siete años lo hacía. Su padre la acompañaba, pues a ambos le gustaba pensar en los buenos momentos del pasado, pues tenían la creencia de que eso haría que hubieran más en el futuro. Así juntos rememoraban a un ser de luz que en algún momento existió.

Anne Kayve

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top