Eternidad

Eternidad

Queridos lectores: es inevitable darme cuenta cómo va envejeciendo mi perro. A veces quisiera que me durara toda la eternidad… Ojalá disfruten la siguiente historia inspirada en el amor que le tengo.

Salvador se llamaba. Era fuerte, amigable, juguetón e incondicional. Estuvo conmigo desde que me divorcé y jamás me dejó solo en las noches eternas y desoladas que pasé.

Pasamos nuestros años dorados juntos. Siempre al pendiente del otro. Yo lo acompañé las noches en que empezaron sus malestares y él en silencio me agradecía mi presencia.

Un día, no aguantó más y se me adelantó en el camino hacia la muerte. Yo le lloré como nunca lo había hecho por una mascota y me costó mucho dejarlo ir.

El día que acepté su pérdida, prometí llevarlo conmigo en la eternidad y le pedí que me esperara allá en el otro mundo, pues iba a ir a buscarlo para estar de nuevo juntos por siempre.

Anne Kayve

Imagen de Couleur en Pixabay

2 thoughts on “Eternidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top