Fluye

Fluye

Queridos lectores: debemos ser como el agua que fluye…

Anna tenía una debilidad y era la de aferrarse a las cosas. Su abuelo le repetía constantemente que debía fluir y dejar ir las cosas para dejar paso a las nuevas.

Ella no lo entendió hasta que tuvo que despedirse de su viejo perro Tod. Le lloró mucho, pero cuando llegó Ted, su gato, entendió que ser como el agua que fluye a veces es necesario.

Anne Kayve

Imagen de Pixel2013 en Pixabay

2 thoughts on “Fluye

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top