Ganas de querer desertar

Ganas de querer desertar

Queridos lectores: hoy el deseo de desertar no deja de estar en mi mente, por más que trate de ahuyentarlo.

Mónica, al ver la lista interminable lista de pendientes que aún le quedaba, se recargo en sus rodillas y empezó a llorar. Peny, su compañera de cuarto, al ver su sufrimiento, se acercó y sin decir nada, le agarró la mano. Mony, al sentir ese gesto, empezó a calmarse y le dijo que no tenía más que ganas de querer desertar. Ella la abrazó y le dijo que lo entendía, pero que sabía que podría sobreponerse a todo, que ir de un paso a la vez, le ayudará a lograr cumplir todos sus sueños. Mónica le sonrío y comprendió que a veces sólo necesitamos un respiro para continuar escalando hacia nuestras metas.

Anne Kayve

2 thoughts on “Ganas de querer desertar

  1. siempre anida en nosotros esa oscura tentación por desandar lo andado, por tirar el estandarte y dejarse caer….es parte de nuestra existencia…así como podemos ser más…podemos ser menos…besos al vacío desde el vacío

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top