Grita

Grita

Queridos lectores: ¿Les ha pasado que, sin razón aparente, tienen ganas de gritar y aventar cosas? Creo que todos hemos atravesado por ese sentimiento por lo menos alguna vez en nuestra vida…

Después de tratar de huir innumerables veces, Belén llegó a la misma habitación roja en la que había estado cautiva los últimos meses. Como era la décima vez que pasaba lo mismo, se hincó en el piso y empezó a gritar con todas sus fuerzas, pues no entendía por qué estaba ahí ni que querían de ella. La comida que aparecía cada día en su dormitorio no era mala, pero hacía muchas jornadas que no veía el sol. Tenía que salir de ahí. Sin embargo, ya se estaba rindiendo.

Una voz en su cabeza, la única que la había acompañado todos esos días, le ordenó: ¡Grita! Y ella lo hizo, con todas sus fuerzas. Fue en ese momento en que las paredes empezaron a desmoronarse, mostrándole, por fin, el camino a su libertad. Ahí comprendió que, a veces, el permitir sacar todo lo que tienes dentro, es la manera de encontrar la forma de seguir adelante.

Anne Kayve

2 thoughts on “Grita

  1. A veces quisiéramos esa catarsis…romper con lo que nos ahoga, lo que nos duele…pero un grito no basta, a veces hay que quemar los puentes…hacer un «adiós a las Vegas»…y dejarnos perder en la nada liberadora…siempre un gusto pasar por tus letras…besos al vacío desde el vacío

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top