Jaque mate

Jaque mate

Queridos lectores: hoy quiero hablar de algo diferente, para distraer mi mente. Espero a ustedes también les haga olvidar por lo menos unos segundos su realidad.

Derek tiene la certeza de que tiene el plan perfecto, el cual lo conducirá, por obvias razones, a un jaque mate seguro. Él siempre ha sido muy bueno el ajedrez y es su gran pasión, por lo que ha decidido pasar todo lo que ha aprendido de él a la vida real.

Es por eso que su gran estrategia no tiene nada que ver con el juego que tiene delante de él. Más bien, está relacionada con recuperar el amor de su mamá hacia él. Lo ha perdido por una mala jugada y ahora eso va a cambiar. Antes era un mal jugador, ahora ya tiene un entrenamiento suficientemente bueno para no cometer los mismos errores.

Entonces, arriba a su domicilio, con un tablero de ajedrez bajo el brazo. Su madre, al asomarse por la ventana y darse cuenta que es su único hijo, se vuelve a esconder en la casa, cosa que le rompe el corazón a Derek. Sin embargo, en su plan maestro, eso estaba planeado.

—¡Mamá! ¡Por favor!

—¡Vete!

Como respuesta, el hombre empezó a poner todas las piezas de su juego en la ventana de la anciana. Excepto dos.

—¿Sabes? —Empezó a hablar, con la certeza de que su madre estaba escuchando— Lo que he aprendido del ajedrez, es que cuando te quitan a tu reina, ya nada vuelve a ser igual. Tienes que protegerla a toda costa y y y… yo no lo hice, y ahora soy un peón más que ha cruzado todo el tablero para encontrarte y regresarte a la jugada.

Pasaron varios minutos y nada pasaba. La puerta seguía cerrada, cosa que él no esperaba. Creía que su discurso sería suficiente para recuperarla; se equivocó, ‘¿qué haría un peón en este caso?’ Se preguntó. Y en seguida supo la respuesta: ‘quedarse junto a su reina’. Así que se sentó en la puerta, esperando que su madre saliera a su encuentro.

No tuvo que esperar mucho, pues su madre estaba conmovida. Ya lo había perdonado desde hace mucho tiempo por abandonarla cuando más lo necesitaba, pero también quería que hiciera un esfuerzo por regresar a su lado. Ahora que lo había hecho, estaba dispuesta a seguir protegiéndolo. Juntos iban a terminar ese juego llamado vida y saldrían victorioso con un espléndido jaque mate.

Anne Kayve

Imagen de Pexels en Pixabay

6 thoughts on “Jaque mate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top