La dosis necesaria

La dosis necesaria

Queridos lectores: A veces sólo hace falta obtener una dosis necesaria de amor para poder seguir adelante.

Lola está sentada en la puerta de su casa. Se ha olvidado las llaves por décima vez en lo que va del mes y teme que su roomie no llegue esta noche. No quiere pasar la noche afuera. No obstante, su vecino, el cual iba pasando por ahí, la ve y le ofrece quedarse con ella para que no se sienta sola. Ella se lo agradece de corazón, pues está segura de que la dosis necesaria de empatía y compañerismo y por qué no, de amor.

Anne Kayve

Imagen de Spencer Davis en Pixabay

2 thoughts on “La dosis necesaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top