¿¡Lo sientes!?

¿¡Lo sientes!?

¿Y sientes como hierve la sangre? ¿como corren las lágrimas? ¿como se oprime tu pecho? ¿como te vuelves insignificante? ¿como dejas de importar?

Anda, llora. Deja salir todo, deja que fluya fuera de ti. Algún día entenderás que las cosas son mejor así. Tal vez no sea pronto pero lo sabrás, de eso no cabe duda. Sin embargo, puede pasar que cuando llegues a contestar esas preguntas que ahora te queman la garganta, ya no te importen las respuestas o que estés más preocupado por responder a otras cuestiones.

Por favor, suelta. Te lastimas al aferrarte a algo que ya se fue y que no piensa regresar, ¡hey! ¡Tus puños no pueden con tanto! Se cansarán de sostener el pasado al igual que tu.

Cariño, grita. Necesitas que el vacío que se extiende ante ti vea que tienes el coraje de no rendirte y de seguir adelante.

¿ahora lo sientes? ¿sientes que podemos seguir adelante? Anda, toma mi mano y, por favor, sigamos viviendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top