Luces en la oscuridad

Luces en la oscuridad

Queridos lectores: extrañaba tantísimo ir a un concierto…

Las luces se apagaron de repente y supe con certeza de que el espectáculo estaba a punto de comenzar. Me acomodé en mi asiento y me preparé para gritar a todo pulmón. Sin previo aviso, las luces en la oscuridad se encendieron. Así, la aventura empezó, convirtiéndose en una noche que se quedaría en mi mente por siempre.

Anne Kayve

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top