¿Me esperas?

¿Me esperas?

Queridos lectores: estos días se me ha complicado un poco más que otros publicar la entrada temprano; sin embargo, no quiero dejar de hacerlo. Cada que publico algo, me siento viva, «¿hasta ese extremo?» algunos se preguntarán. Sí, respondería yo. Hasta ese extremo y mucho más.

Lily murió hace unos años y yo sigo pensando en ella. Muchos me han dicho que la olvide y que siga con mi vida, pero ellos no entienden todo lo que siento por ella.

Hace unos días puse la ofrenda de día de muertos en mi casa; es una tradición que me enseñaron mis padres y yo sigo practicando. Puse el retrato de mi amada, su comida favorita, las flores que le encantaban y una nota en la que escribí con letra casi ilegible (mi vista no me permite ya escribir bien, además de que mi mano tiembla mucho): «¿Me esperas?»

Al día siguiente, encontré en el piso la respuesta a mi cuestión, formada con pétalos de las flores que había colocado ahí: Sí.

Mi corazón se quería salir del pecho y me senté ante su retrato. Luego derramé lágrimas de felicidad. Mi amada me estaba esperando, aún me estaba esperando. Yo me iría a mi tiempo y ella seguiría ahí.

Apartir de ese día, disfrute cada cosa que hacía, con el pensamiento recurrente en mi cabeza de que todo se lo iba a contar a Lily.

Lily, pronto nos reuniremos, pronto ni la muerte nos podrá separar.

Anne Kayve

Imagen de Myriam Zilles en Pixabay

18 thoughts on “¿Me esperas?

    1. ¡Muchas gracias! ¡Es lindo que pienses eso de mi trabajo!
      Es lo que he intentado hacer, pero no lo he logrado. Es difícil para mi seguir, no entiendo muy bien por qué; pero prometo seguir intentando.
      ¡Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top