Mirada encantadora

Mirada encantadora

Queridos lectores: una mirada dice más de mil palabras.

Lola jamás había tenido una mascota. Sin embargo, Lezh llegó sin previo aviso. Fue el último regalo que le dio su madre, por ello, la había conservado, por su significado hacia ella. Al principio, le costaba trabajo aceptar su nueva responsabilidad, pero con el tiempo y su amor, empezó a darse cuenta de su mirada encantadora. Se enamoró y pronto descubrió que no podría vivir sin él. Así de rápido sucedió su conexión, la cual duraría por doce años, tres meses y siete días, los días más felices de ella.

Anne Kayve

3 thoughts on “Mirada encantadora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top