Nudos perfectos

Nudos perfectos

Queridos lectores: El siguiente relato salió desde lo más profundo de mi corazón, espero les guste. Disfruten su viernes y si tienen alguna reflexión, me gustaría que la pusieran en los comentarios, ¡Los leo!

En un mundo en que hacer un nudo perfecto lo era todo, existía una niña que vivía con su mamá.

Esta pequeña pronto se vio forzada a hacer nudos, como todos los demás. Su madre miraba sus intentos con desdén y se reía con una risa macabra que sólo hacían llorar a la niña.

Ella trato de hacerlos como su madre los hacía, pero nunca la logró igualar. Y esa sonrisa macabra y llena de desdén siempre la atormentaban, noche y día.

Esta chica creció con gran frustración y en la escuela pronto se convirtió en la número uno de su clase en hacer nudos. Todos la admiraban, menos una persona, la más importante para ella. Ni la mención honorífica delante de toda la comunidad hizo que su madre se sintiera orgullosa de ella. Es más, agarró su nudo perfecto, lo lanzo al suelo con odio y lo pisoteó, recordándole que jamás llenaría sus expectativas.

Su hija lloró y lloró, arrodillada al lado de su mejor trabajo, el cual estaba dedicado a ella pues ¿de qué servía tener todas las felicitaciones del mundo si la que más quería la odiaba?

Pronto aprendió a desdeñar su trabajo y a aceptar que no, jamás sería suficiente para esa mujer, a la cual llamaba «madre».

Anne Kayve

Imagen de Engin_Akyurt  en Pixabay

12 thoughts on “Nudos perfectos

    1. ¡Eso no hay que dudarlo ni por un segundo! Sin embargo, creo que muchas personas tóxicas (no sólo padres) no actúan así porque no quieran a las personas sino porque no saben cómo controlar sus emociones y cómo actuar.
      ¡Un abrazo!

  1. Me recordó a mi madre, que sin querer ella hería mis sentimientos con sus palabras y acciones.
    Se que las madres no somos perfectas y lo que más aprendí de ella fue el cuidar de mis palabras hacia mis hijos y de no ser una madre como ella, la recuerdo cada día, porque lamentablemente uno siempre recuerda lo que le hizo daño de por vida.

    1. Todos como seres humanos cometemos errores y sé que no todos lo hacemos a propósito. Creo que debemos aprender a perdonar eso que nos ha dañado y a vivir con todas esas cicatrices pero que sin nos afecten tanto,
      ¡Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top