Perdida

Perdida

Estoy perdida en el fondo de mi sentimientos con los pies cansados, los ojos hinchados y el corazón harto.

No sé si encontraré la salida de este torbellino de emociones que embarga cada rincón de mi cuerpo pero aún no pierdo la fe. Sé que está cerca, puedo sentirla. Sin embargo ¿es suficiente? ¡No! Tengo que correr para alcanzarla o volverá a huir, como esa vez que la vi tan cerca pero por pensar en si debía entrar en ella me quedé meses más atrapada en este cruel laberinto. Por eso, tengo la certeza de que la próxima vez que la localice será suficiente.

Ya no la dejaré escapar ya que eso equivale a olvidarme de mi y de las personas que me rodean.

Ya no más.

Estoy perdida pero pronto ya no lo estaré más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top