Renunciar

Renunciar

Queridos lectores: hoy tuve que tomar una decisión importante. Espero no haberme equivocado…

Hoy me ha contactado una empresa. Me han dicho que les interesa mucho mi perfil y que estarían muy contentos de tenerme en su compañía. Yo estaría feliz de estar con ellos, pues parece un sueño hecho realidad. Sin embargo, el sueldo que me ofrecen es casi la mitad de que lo gano ahorita. Eso me quita la sonrisa. Mi corazón se destroza, pues me pide a gritos que elija esa opción que he esperado, pero mi cerebro sabe que no es racional esa decisión, así que la rechazó. Sin embargo, al colgar solté en llanto, pue sabía que me había traicionado a mí misma. Así que me fui a la cama a llorar, sabiendo, en el fondo, que quizá me equivoqué al elegir lo que me decía mi lado racional.

Anne Kayve

2 thoughts on “Renunciar

  1. Siempre que tomamos una decisión hemos de celebrar una reunión con los dos lados de nuestra personalidad: la racional y la emocional. Las hemos de poner de acuerdo, de lo contrario sí que nos traicionaríamos. La balanza ha de estar bien equilibrada para medir bien lo que más importa. Un abrazo. Seguro que todo va a estar correcto. Nada ocurre porque sí, todo está milimétricamente encajado en la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top