Rompecabezas

Rompecabezas

Queridos lectores: este relato está inspirado en una historia real espero lo disfruten, ¡Un abrazo fuerte a todos!

Por azares del destino, en lugar de recibir el rompecabezas de 500 piezas que había pedido por Internet, llegó a mis manos un extraño rompecabezas en forma de helicóptero, el cual estaba dedicado a niños mayores de 8 años.

Al principio mi desconcierto fue tan grande que llamé enseguida a la tienda para hacerles saber su error. Sin embargo, y para mi mala suerte, no recibí buenas noticias. El rompecabezas que yo había solicitado ya se había agotado. Reclamé la devolución de mi dinero, pero tampoco obtuve éxito, pues se excusaron gracias a que yo recibí el paquete. Colgué furiosa y estuve a punto de lanzar la caja contra la pared, pero una extraña curiosidad me empezó a embargar.

Me senté en mi sala y lo observé minutos antes de empezarlo a armar. Después, me di a la tarea de ensamblar poco a poco las piezas. Me sorprendió la manera en que me entretuvo, y la forma en que me divertí. En ese momento caí en la cuenta que a lo mejor el destino me lo había puesto en mis manos para algo, y que realmente no había sido una equivocación. Por ahora, por lo menos había pasado una grata tarde conmigo misma y con ese misterioso rompecabezas.

Anne Kayve

Imagen de Congerdesing en Pixabay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top