Rompí nuestra acta de matrimonio

Rompí nuestra acta de matrimonio

Queridos lectores: hoy me gustaría intentar algo diferente. Pondré un diálogo y me gustaría que ustedes continuarán, ¡los leo! Anne Kayve

Después de tantos años de dolor y sonrisas apagadas, decidí dar por terminado nuestro matrimonio. Fue una decisión complicada, pues ¿a quién le gusta fracasar en el amor?

Así que me armé de valor y decidí decirle todo lo que llevaba en mi interior:

Imagen de stevepb en Pixabay

8 thoughts on “Rompí nuestra acta de matrimonio

  1. «Lo nuestro nunca iba a funcionar, pues mi corazón pertenecía a otro hombre que intentaba olvidar pero que siempre volvía a mi de una forma o otra… No podía mentirte, no podía decirte que aún te amaba o me estaría mintiendo a mi misma.»

  2. Te aseguro que nos encontraremos otra vez, en otro tiempo, ahora ha terminado el periodo de este juego que hemos jugado juntos, pero hemos llegado a la casilla del final. No hace falta exponerte los motivos porque los sabes tanto como yo.., solo que he recogido el valor suficiente para decirtelo

  3. «Así que me armé de valor y decidí decirle todo lo que llevaba en mi interior»: …pero después pensé que mejor comento del interior con mi analista, ¡no quiero perder más tiempo!. El amor es un imposible, una muestra eterna del «fracaso», de nuestra falta y de nuestra falla, asi que me resolví a no hacerme más problema. Si pinta, ya veremos y si no, ¡también estoy fenómeno!. Ni hablar de la retada que me pegó la abogada, y es que en mi locura telenovelesca, además de tijeretearle las camisas al tarado de mi incipiente ex marido, ¡hice mil pedazos el acta de matrimonio!. ¿Y cómo corno querés que comience los trámites del divorcio, piba ?; te vas mañana mismo a pedir otra constancia… y calmate un poco -¡es sabia y entradita en años mi abogada!- que de tarados de los que volverte a enamorar, está lleno el mundo. ¡Te espero por el estudio apenas tengas los papeles!. Y me colgó…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top