Salón de clases vacío

Salón de clases vacío

Queridos lectores: no me gusta dejar las cosas inconclusas. Sin embargo, creo que a veces es inevitable…

Emy solía acabar todo lo que empezaba. Sin embargo, un día no pudo de tomar una clase que quería por cosas que estaban pasando en su vida, lo cual la hizo sentirse muy triste.

Incluso, después del curso que reprobó, fue a pararse enfrente del salón vacío, para disculparse consigo misma de no haberlo conseguido. Y al ver todas esas bancas entendió que no era el fin del mundo, sino simplemente el comienzo de una nueva etapa. En la cual, probablemente, esta vez sí saldría victoriosa.

Anne Kayve

Imagen de Wokandapix en Pixabay

2 thoughts on “Salón de clases vacío

  1. La vida es un comenzar y recomenzar continuo. Nunca hay que sentirse derrotado. Y si alguna vez hay un fracaso, se saca experiencia para no volver a tropezar en la misma piedra. Hace días que pensaba comentar que con alguna frecuencia hay relatos que, aunque sean muy buenos y con una consecuencia maravillosa de amor, aparece la muerte. No soy yo quien para ignorar esta realidad, pero quizás no sea conveniente tratarla frecuentemente. un saludo de Jesús.

    1. ¡Muchas gracias! Los relatos van acorde a mis sentimientos. Son un gran escape de la realidad, por eso algunos son oscuros, pero al final todos me pertenecen y no puedo ignorarlos porque sería ignorarme a mi misma, ¡Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top