¡Salta! ¡Ahora!

¡Salta! ¡Ahora!

Queridos lectores: el dolor (físico) volvió. Es por ello que he decidido escribir estas líneas.

Dayana estaba parada a la orilla de la estación del tren, esperando a que pasara. De repente, su vista se nubló y su cabeza empezó a dar vueltas.

Con miedo y desesperación, respiró profundo y dio unos cuantos pasos hacia atrás, por el temor que tenía de caerse.

El ruido del tren se fue acercando y, por unos instantes, la idea de aventarse a las vías cruzó por su cabeza, pues hacerlo significaría que el dolor, ese que tanto volvía, desaparecería para siempre.

Anne Kayve

Imagen de Free-Photos en Pixabay

3 thoughts on “¡Salta! ¡Ahora!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top