Se esfumó

Se esfumó

Queridos lectores: hoy al despertar no escuché la respiración de mi perro, lo cual me hizo preocuparme. Sin embargo, cuando fui a buscarlo me di cuenta que estaba con mi padre. Después regresé a la cama, pero sin poder quitarme esa sensación de que en otra realidad algo pudo pasarle… en ese sentimiento está inspirado el siguiente relato

Yo vivía sola con Peludo, mi perro de apenas un año de vida. Ambos dormíamos en mi cama, y puedo decir que su respiración era la que me arrullaba cada noche.

Un día, desperté en la madrugada y me alarmé cuando sentí que no estaba a mi lado. Guardé silencio para ver si escuchaba su respiración, pero en el ambiente no se escuchaba nada.

Fui a buscarlo, pero no lo encontré.

Me quedé con un nudo en la garganta, con el corazón destrozado y con la pregunta eterna de qué le habrá pasado porque sí, jamás lo volví a ver.

Anne Kayve

Imagen de Pexels en Pixabay

2 thoughts on “Se esfumó

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top