Sensación a muerte

Sensación a muerte

Queridos lectores: hoy en la mañana tuve esa extraña sensación de muerte…

Sonia pasó por el lugar del accidente. Su corazón empezó a latir muy rápido, mientras unas inmensas ganas de llorar la invadieron. Ya habían pasado cuatro meses de aquel acontecimiento y ella aún no dejaba de preguntarse el qué hubiera pasado si ella hubiera pasado más tarde por ahí. Una hora. Una hora fue la que la salvó de la tragedia, y aún así le afectaba a pesar de no haber conocido a ninguna de las víctimas. Sin embargo, sabía que la sensación de que ocurriera de nuevo estaba latente. O quizá esa sensación de muerte se debía a las almas en pena de las personas fallecidas. Sea como fuera, su opresión en el pecho le recordó lo frágil que es la vida y de lo mucho que hay que disfrutarla.

Anne Kayve

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top