Sus ojos en la oscuridad

Sus ojos en la oscuridad

Queridos lectores: los animales pueden aparecer en el lugar menos adecuado y más sorpresivo.

Papá me pidió que bajara al temible sótano para buscar algunas cosas. Siempre me ha dado miedo, así que al principio me niego, pero al ver la mirada enojada mi padre salgo corriendo. Bajo con mucho miedo y unos grandes ojos azules me hacen gritar. Salgo despavorido. Mi papá me alcanza y al verme tan mal, baja conmigo y me enseña que el responsable de mi susto fue Dalt, nuestro gato anciano. Al principio lo odio con todas mis fuerzas, pero después lo abrazo, agradecido de que hubiera sido él y no nada más maligno.

Anne Kayve

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top