Te vas

Te vas

Queridos lectores: ¿Qué hacer cuándo ves acercarse la desgracia que ya has vivido antes…?

Él ha preparado sus maletas y yo, en un estado de shock, sólo lo veo moverse de un lado para otro para asegurarse de que no ha dejado nada más.

No me mira. No se atreve. Ambos sabemos que si lo hace no será capaz de marcharse. Así que sólo me evita y me trata como si fuera un fantasma del que quisiera escapar.

Yo también quiero irme lejos para no sentir este dolor que ya he vivido antes, pero esta vez, él es el que se va. Sin reconciliaciones esta vez.

Trago saliva mientras pone su mano en el picaporte.

-Te vas-Susurro y él se estremece al escuchar mi voz, pero no retrocede. Simplemente se aferra al picaporte y lo abre. Está listo para irse. Yo aguanto la respiración, esperando que voltee, aunque sea una última vez.

Pero no lo hace.

Cierra la puerta detrás de sí sin ningún arrepentimiento y con la certeza de que jamás volverá al universo que creamos para nosotros dos mientras yo me quedo sola, deshaciéndome. Como antes, como siempre que alguien me rompe el corazón.

Anne Kayve

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top