Teddy

Teddy

Queridos lectores: estos días me he puesto a reflexionar sobre mi infancia y los objetos más importantes para mí en esa época: mis juguetes. Por ello he decidido escribir el siguiente relato, ¡Un abrazo a todos!

Te mentiría si te dijera que he logrado olvidar los días pasados y que ya pienso dejarlos atrás. Sé que lo prometí, pero en las vacaciones que volví a la casa de mis abuelos, lugar en done viví mi infancia, me di cuenta que aún no estaba listo para convertirme en adulto.

La mirada de mi osito Teddy me hizo recordar aquellos días que viví junto a él. De los días sin preocupaciones, sin problemas de dinero ni de amor. Todo era glorioso solo estando con él y el gran patio que teníamos. Que hermoso es ser niño y no necesitar de mucho para ser feliz. Lo único bueno es que mi osito es el recordatorio de eso.

Solo es cuestión de introducir esa enseñanza a mi vida como adulto. Espero lograrlo pronto, antes de que la magia de mi niñez desparezca para siempre.

Anne Kayve

Imagen de Alexas_Fotos en Pixabay

5 thoughts on “Teddy

  1. El osito de mi hijo ahora es de mi nieto, todo vuelve a empezar para él y también para mí, pero de una forma especial, de abuela y nieto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top