Temor a las llamadas

Temor a las llamadas

Queridos lectores: bien saben que no me gustan mucho las llamadas telefónica. Este relato está dedicado a ese temor irracional.

Aylin odiaba las llamadas. Tanto es así que tenía que anotar el nombre de las personas que le llaman para contestar. Sin embargo, desde que perdí la llamada de su padre agonizante ahora contesta todo, con la esperanza de que esa acción le disminuya la culpa, la culpa de no haber estado ahí para él.

Anne Kayve

Imagen de MichaelGaida en Pixabay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top