Un abrazo de 3 minutos

Un abrazo de 3 minutos

Queridos lectores: Los abrazos son uno de los gestos más hermosos que existen. Lástima que con la pandemia se han vuelto hasta peligrosos.

Ya tenía cinco meses sin verlo y, sin embargo, lo extrañaba como si apenas hubiera pasado un día. Lo único que me consolaba es que sabía que pronto lo iba a volver a ver, para darle uno de esos abrazos que curan el alma. Él los llamaba «abrazos de tres minutos» porque decía que ese era el tiempo promedio en que nos manteníamos unidos por nuestros brazos, pero ambos sabíamos que duraban toda la eternidad y en los peores momentos, eran nuestra mejor medicina. Era esa fuerza que nos hacía seguir adelante. Hoy me hace falta mi dosis, pero esperaré pacientemente hasta volverlo a ver. Mientras recordaré los viejos momentos, para no olvidar esa sensación que me hace sentir que la vida sí vale la pena.

Anne Kayve

9 thoughts on “Un abrazo de 3 minutos

  1. muy bellas palabras, cuanta falta hace esa dócis de abrazo, justo hoy me siento así, con un vacío, tengo todo, o al menos lo escencial, y también tengo metas y estoy dispuesto a todo para verlas cumplidas pero siempre hay días en que nos sentimos vacíos sin saber porqué, y esos abrazos de 3 minutos son el remedio exacto para eso, Saludos Anne… te quiero mucho

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top