Ya quiero que sea navidad

Ya quiero que sea navidad

Queridos lectores: a veces los niños tienen ese don de ver lo más grandioso en lo pequeño. El siguiente relato va dedicado a esa característica que la mayoría tiene.

Mi niño pequeño siempre decía que quería que ya llegara navidad. Siempre que le preguntaba la razón me decía que era mágica y que le gustaría siempre vivir en ella. Yo no pensaba lo mismo, pero no decía nada porque no quería borrar la sincera sonrisa que se mostraba en su rostro.

Un día, horas antes de navidad, prendió una luz de bengala. Ambos la observamos fijamente. Ahí entendí a qué magia se refería: a la de la ilusión y el deseo de vivir viendo la luz, la luz de la esperanza y la vida.

Anne Kayve

Imagen de Free-Photos en Pixabay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top